Anuncio
Share

El LAUSD espera que la matrícula se desplome en un “alarmante” 30% en la próxima década

Alberto Carvalho, a la izquierda, observa a Christina Juárez impartiendo una clase de quinto grado en la escuela primaria Fair Avenue de North Hollywood. Se espera que la caída de la matrícula en las escuelas públicas de Los Ángeles obligue a una dramática remodelación del segundo sistema escolar más grande del país.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Se espera que la matrícula en las escuelas públicas de Los Ángeles se desplome en casi un 30% durante la próxima década, lo que conducirá a decisiones difíciles sobre los programas académicos, el cierre de escuelas, puestos de trabajo y beneficios de los empleados - y forzando, durante ese tiempo, una dramática remodelación del segundo sistema escolar más grande de la nación.

La fuerte caída que se prevé, que se esbozó en una presentación ante el Consejo de Educación, se produce mientras los funcionarios escolares contemplan el futuro del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles en varios frentes - incluyendo las negociaciones del contrato con el sindicato de profesores, que busca un aumento del 20% en los próximos dos años.

Las autoridades del distrito también están tratando de planificar el mejor uso de los fondos de educación históricamente altos que algunos expertos advierten que es probable que sean de corta duración.

“Hay una serie de tendencias insostenibles”, dijo el superintendente Alberto Carvalho, refiriéndose a la disminución de las inscripciones y a la inestabilidad de la financiación. “Se está gestando la tormenta perfecta.

“El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se enfrenta a una aceleración de la disminución de la matrícula y a la expiración de los recursos estatales y federales otorgados por una sola vez, así como a las continuas y crecientes obligaciones financieras”.

Anuncio

Carvalho advirtió a la junta que se avecinan conversaciones difíciles y que “no hay un camino fácil hacia la estabilidad financiera”.

La matrícula ha ido disminuyendo progresivamente en L.A. Unified desde que alcanzó un máximo de 737.000 estudiantes hace 21 años. Ese hacinamiento de antaño restó calidad a la educación, ya que los campus funcionaban todo el año con estudiantes en horarios escalonados que ofrecían 17 días menos de instrucción al año y limitaban el acceso a clases avanzadas.

La matrícula actual es de unos 430.000 alumnos desde el jardín de infancia hasta el 12º grado y se espera que disminuya un 3,6% al año, hasta llegar a unos 309.000 dentro de nueve años.

El ritmo del descenso se ha acelerado desde la pandemia, un fenómeno que las autoridades se esfuerzan por explicar. Al principio de la pandemia, muchas familias mantenían a los niños de preescolar y jardín de infancia fuera de la enseñanza a distancia, prefiriendo no dejar a sus hijos frente a los computadores para que fueran escolarizados. Sin embargo, el ritmo de descenso ha persistido incluso con la reanudación de las clases presenciales.

También se esperan descensos en los próximos nueve años en el condado de Los Ángeles (19%) y en el estado (9%), según los datos presentados en la reunión del martes.

Los expertos no han ofrecido una explicación concluyente, pero entre los factores se encuentran el traslado de las familias a zonas más asequibles, el descenso de la natalidad, la caída de la inmigración y, hasta hace poco, el rápido crecimiento de las escuelas autónomas.

Los problemas relacionados con el descenso de las matriculaciones ya han salido a la luz. Un puñado de campus -a pesar de su importancia en la comunidad- han cerrado o se prevé que cierren. O bien, los campus han sido ofrecidos a las escuelas chárter, que no son operadas por el distrito y compiten por los estudiantes. Muchas escuelas autónomas también se enfrentan a problemas de falta de estudiantes y algunas han cerrado.

El hecho de tener menos alumnos crea tensiones financieras porque la financiación estatal y federal se basa principalmente en la matrícula. Es difícil reducir los costes fijos relacionados con los edificios y las operaciones cuando la base de financiación se reduce. Además, la disminución de la financiación hace más difícil gestionar los costes de las pensiones que comparten todos los sistemas escolares, así como las prestaciones sanitarias vitalicias que L.A. Unified ha proporcionado a los empleados de larga duración.

En los próximos años, con la estructura actual, podría haber más jubilados y dependientes de L.A. Unified que reciban prestaciones sanitarias que los empleados en activo, dijo el director financiero David Hart.

“Eso nunca se contempló", dijo Hart.

Al mismo tiempo, el distrito ha luchado este año con una escasez de empleados cualificados en la enseñanza, la enfermería, el asesoramiento y otras áreas. Para atraer y retener a estos trabajadores, sería útil que el distrito pagara salarios más altos y siguiera financiando fuertes beneficios de salud.

Tener suficiente dinero para gastar, parecería ser el menor de los desafíos del distrito, dado el anuncio del gobernador Gavin Newsom la semana pasada del mayor superávit presupuestario en la historia del estado. Se espera que el superávit ascienda a 97.500 millones de dólares para el próximo verano, una estimación que supera ampliamente las proyecciones anteriores y que se integra en un presupuesto de 300.600 millones de dólares. Alrededor del 40% del presupuesto se destina por ley a las escuelas primarias y a los colegios comunitarios.

Si se incluyen las fuentes estatales y federales, California gastará 22.850 dólares por estudiante en el próximo año académico, una cantidad que parecía estar más allá de cualquier expectativa no hace mucho tiempo.

Las cifras del presupuesto estatal han mejorado desde enero, lo que se traduce en 60 millones de dólares adicionales para L.A. Unified como un ajuste por el costo de vida. Y L.A. Unified también puede esperar recibir otros fondos nuevos, como las subvenciones reservadas para ampliar la educación temprana y las “escuelas comunitarias”, que proporcionan servicios basados en la escuela a las familias.

Incluso antes de que estos nuevos fondos aterricen, L.A. Unified espera terminar el año con un saldo final “no asignado/no designado” de más de 1.400 millones de dólares.

El sindicato de profesores busca un aumento de proporciones igualmente históricas, alegando el alto coste de la vida en el sur de California. La propuesta del sindicato también incluye aumentos salariales adicionales para títulos avanzados y funciones de tutoría y hasta 2.000 dólares de reembolso por credenciales y clases completadas para aumentar los salarios.

Según la propuesta, las enfermeras -que están representadas por el sindicato de profesores- recibirían un aumento de 20.000 dólares para que sus salarios sean más competitivos. Los líderes del sindicato señalaron que el distrito ha intentado, pero no ha logrado, cumplir con un compromiso de contrato de hace tres años para proporcionar una enfermera en cada campus.

Otro elemento de coste significativo en la propuesta del sindicato es la reducción del tamaño de las clases y de la proporción de estudiantes por consejero, puestos que también han quedado sin cubrir este año debido a la escasez.

Los líderes sindicales quieren que no se hable de la fatalidad financiera.

“El distrito históricamente subproyecta sus ingresos, sobreproyecta sus gastos”, dijo Jeff Good, director ejecutivo del sindicato de profesores, en una conferencia de prensa la semana pasada. “La crisis que estamos viviendo... tiene que ser abordada ahora, y vamos a presionar al distrito para que llegue hasta donde pueda”.

Algunos funcionarios del distrito habían calificado el anterior contrato sindical de inviable, pero resultó no serlo.

Sin embargo, en medio de esta financiación sin precedentes llega una advertencia de la Oficina del Analista Legislativo independiente del estado. Ésta informó de que una simulación de 10.000 posibles escenarios de ingresos estatales dio como resultado un déficit en el presupuesto estatal en el 95% de los casos en los próximos años, en gran parte debido a la forma en que el estado asigna y gasta el dinero. Además, las señales de advertencia fiscal que han predicho correctamente las recesiones económicas en el pasado apuntan casi uniformemente a una recesión en un futuro relativamente cercano.

Y a nivel local, aunque L.A. Unified ha tenido más puestos de trabajo disponibles de los que puede cubrir en el último año, gran parte de la financiación -más de 5.000 millones de dólares- proviene de la ayuda única de COVID.

Carvalho dijo que el distrito tendrá que hacer muchos ajustes estratégicos, incluyendo la eliminación del exceso de personal en algunas áreas fuera del aula.

La situación encarna una desconexión vertiginosa, dijo el miembro del consejo escolar Nick Melvoin: “O se trata de una inversión histórica o el cielo se está cayendo, y creo que tenemos que articular por qué ambas cosas pueden ser ciertas tal vez al mismo tiempo y vivir con esa incomodidad”.

Jackie Goldberg, miembro de la junta directiva, dijo que no hay necesidad de que los empleados o los padres sientan pánico o desesperanza.

“No estamos hablando sólo del hecho de que el panorama financiero no es estable”, dijo Goldberg. “Estamos hablando de hacer algo al respecto antes de que tenga problemas para este distrito. No vamos a esperar a que nos afecte. Y eso es una buena noticia, no una mala noticia”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio