Anuncio
Share

Destituyen a vice-cónsules y cónsules hondureños en seis ciudades de Estados Unidos, incluyendo a Los Ángeles

Violeta Sandino (izquierda) fungió como maestra de ceremonia en el acto realizado en el consulado de Honduras en L.A. el pasado 2 de mayo.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

Un poco más de 100 días se tardó el gobierno de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, para implementar los primeros cambios de funcionarios en los consulados en Estados Unidos, siendo las oficinas de Atlanta, Boston, Seattle, McAllen y Los Ángeles, en donde ocurrieron los despidos iniciales.

Las primeras destituciones se reportaron el 16 de mayo, entre ellas se incluyó a Violeta Sandino, vice-cónsul de Honduras en Los Ángeles.

La Cancillería informó que este lunes, 23 de mayo, se agregó a esa lista al cónsul en Chicago, Gonzalo Chávez, hermano del presidente del Partido Nacional, David Chávez.

“En el caso de Los Ángeles, salvo la salida de la vice-cónsul Violeta Sandino, todo se mantiene igual”, aseguró Ricardo Hernández, jefe de supervisión consular de la Cancillería, en entrevista con Los Angeles Times en Español.

“Esto se va a hacer en dos grupos, no se puede desestabilizar todo de un solo”, indicó Hernández, detallando que el primer grupo se completó con la salida de Chávez, mientras trabajan en la siguiente etapa que involucra a los cónsules y vice-cónsules del resto de oficinas que tienen en Estados Unidos.

Anuncio

El gobierno de Honduras tiene 14 consulados en todo Estados Unidos, a cuyos funcionarios se les solicitó la renuncia desde el pasado 22 de febrero, en una misiva girada y firmada por el canciller Enrique Reina.

“Se instruye a los jefes de misión, titulares de embajadas, misiones permanentes y oficinas consulares, para que en el término máximo de tres días pongan a disposición el cargo que desempeñan”, dijo Reina amparado en el artículo 245 de la Constitución de la República.

Sin embargo, fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores informaron que nadie respondió a la referida instrucción.

Al tratarse de un cambio de partido en el poder, diferente a los tradicionales Liberal y Nacional, los funcionarios consulares han desafiado a las autoridades entrantes y se han esperado a que la Cancillería gire la destitución, para que el nuevo gobierno nombre a cónsules y vice-cónsules de su confianza.

El Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que llevó a Castro a la presidencia, vino no solo a romper el control que ejercieron los dos partidos que se alternaban el poder, sino que también removió a las estructuras afines al Partido Nacional, impuestas en los últimos 12 años, las cuales ahora oponen resistencia.

“Todos estamos esperando estos cambios en beneficio para la comunidad, porque los que están en esas oficinas se han enraizado, quizás no sean los mismos cónsules, pero llevan muchos años”, apuntó Rick Sánchez, activista local simpatizante del partido LIBRE.

El activista sostiene que las nuevas autoridades han encontrado corrupción y eso también obliga a agilizar los cambios, los cuales se acompañarán de auditorías.

“Van a hacer auditorías y va a salir gente responsable”, aseguró Sánchez.

“Los cambios vienen y creo que el gobierno de Xiomara va a cumplir; la promesa que nos hicieron a nosotros es que van a hacer cambios totales”, añadió el activista.

La cónsul general, María Fernanda Rivera, convocó a líderes locales a eventos con el candidato Nasry Asfura y antes de las elecciones expresó su apoyo públicamente

En el primer grupo, aparte de la vice-cónsul de Los Ángeles y el cónsul de Chicago también fueron removidos de sus cargos los cónsules en Boston, Seattle y McAllen. Al mismo tiempo, fueron separadas una cónsul y una vice-cónsul en Atlanta.

A juicio de Porfirio Quintano, coordinador de la Diáspora Hondureña Internacional, la comunidad está pidiendo cambios más rápidos y drásticos, pero reconoce que el gobierno debe proceder conforme a un presupuesto para pagar las prestaciones que por ley se otorga a los funcionarios cesados.

“Es algo positivo”, reaccionó sobre las primeras destituciones, detallando que entre los funcionarios despedidos hay quejas y denuncias de manejos irregulares.

El activista, además, celebra que finalmente, los simpatizantes y militantes de la oposición que surgió después del golpe de Estado de 2009, sean escuchados y sean tomados en cuenta, tal como se ha visto durante las visitas recientes de las nuevas autoridades por diferentes ciudades estadounidenses.

“En los 12 años que han pasado no hemos tenido esa oportunidad [de participar en las reuniones en los consulados], ese ya es un cambio”, subrayó Quintano.

Las primeras destituciones han ocurrido exactamente 109 días después de que Castro asumiera la presidencia, un cargo en el que por primera vez se encuentra en manos de una mujer.

Sin embargo, antes de implementar estos cambios de funcionarios las autoridades echaron a andar, en abril, el pasaporte electrónico e instalaron centros de impresión en toda la red consular. De igual manera, a principios de mayo comenzaron a emitir gratis el Documento Nacional de Identificación (DNI) en los 14 consulados.

El DNI servirá para identificarse, votar en las elecciones presidenciales de Honduras y realizar trámites varios

En una entrevista realizada en marzo, Antonio García, vice-canciller de asuntos consulares y migratorios, dijo a Los Angeles Times en Español que el plan de trabajo de la presidenta Castro con la diáspora hondureña se va a materializar con los funcionarios consulares que nombre el nuevo gobierno.

“Claro que sí, van a haber cambios de titulares [en los consulados], yo diría que básicamente todos”, aseguró.

De acuerdo al vice-canciller, los nuevos funcionarios deberán pasar por un proceso de certificación y preparación; asimismo, dijo que el personal que sea contratado tendrá que cambiar el chip sobre lo que se piensa del trabajo consular.

“Se cree que lo consular son los cocteles diplomáticos”, indicó.

García sostiene que la labor consular es “un trabajo humanitario”, que incluye atención de problemas de los usuarios, repatriaciones de cuerpos, documentos perdidos, detenidos e intervenciones con las autoridades para asegurarse que en una prisión se cumple el debido proceso.

“No hay glamour en el trabajo consular, tenemos que buscar gente con este perfil, no pensar que van a una fiesta diplomática”, subrayó el vice-canciller.

El vicencanciller de Honduras, Antonio García, explica los cambios que implementarán en la red consular en suelo estadounidense

En la actualidad, en la oficina de Los Ángeles siguen en sus cargos la vice-cónsul Grace Sierra y la cónsul general, María Fernanda Rivera.

Rivera trabaja en el servicio exterior desde el 2010, cuando llegó a Atlanta como consejera económica. En el 2011 fue ascendida a vice-cónsul. Al llegar Juan Orlando Hernández al poder fue promovida a cónsul general, en esa misma ciudad. Cargo con el que llegó a Los Ángeles el 1 de agosto de 2019.


Anuncio